domingo, 30 de enero de 2011

"El malentendido" Por José Pablo Feinmann

Dados los comentarios de algunos gorilas los cuales se han obstinado en la lectura de este espacio, he decidido publicar un extracto de "Peronismo, filosofía política de una obstinación argentina" de J. P. Feinmann.

Desde ya, el ensayo completo, representa una lectura recomendable la cual no presenta verdades absolutas ni resulta palabrería barata; sino un estudio del peronismo de un hombre el cual lo ha vivido y estudiado a través de casi toda su historia.

El recorte que se publicará es aquel pertinente a la cuarta clase del mencionado ensayo, y dentro de aquella cuarta clase (Los libros sobre el peronismo) al índice El Malentendido.

Recomiendo la lectura profunda de lo que se coloca a continuación a aquellos que sugieren que seguir politicamente a Cristina Fernández de Kirchner es una estupidez digna de la inexperiencia política de calidad juvenil o por estupidez humana.

EL MALENTENDIDO

El que hizo célebre esa expresión (malentendido) fue el columnista de Alfonsín, Pablo Giussani. El “malentendido”. Era muy simple y, creo, algo cruel; si no burlona, animada por el desdén: los jóvenes de los setenta (¡tan virginales e inocentes como los jóvenes obreros del ’45, los migrantes!) se habían confundido con Perón. En gran medida no habían escuchado la vieja sabiduría gorila de sus padres. Ese coronel de socialista no tiene nada. Ese coronel es un fascista. Ustedes no entienden. Por el contrario, mal-entienden. Creen entender que el jefe que han elegido (por seguir un viejo error de la clase obrera argentina que se arrastra ya penosamente desde 1945, si no antes) es un revolucionario. Y no. Nosotros, que tenemos experiencia, lo sabemos. Nosotros, que somos verdaderos marxistas, lo sabemos todavía mejor. Los jóvenes, en suma, desoían los consejos de sus padres y los de los teóricos de la revista Contorno. O de otros teóricos clasistas que la tenían clara por conocer la ciencia de la revolución. Importa marcar lo siguiente: observemos que el malentendido en un aggiornamento de la teoría de la manipulación del ’45. Así como los migrantes (por inexperiencia) habían seguido la demagogia de Perón en lugar de elegir conducciones clasistas, los jóvenes de los ’70 elegían a Perón también por inexperiencia, por “no conocerlo”, por no haber vivido bajo su gobierno, o por no haber leído a los grandes teóricos del marxismo. Así, tan ingenuos, tan virginales como los jóvenes migrantes (aunque no cabecitas negras,
sino militantes de clase media, chicos del secundario o estudiantes de las universidades) creían (malentendían) que Perón era un líder revolucionario cuando era un reaccionario, un fascista, o, en el mejor de los casos, un líder burgués. No vamos a entrar ahora en la complejidad de esta cuestión. Pero –algo provocativamente– digamos: la izquierda peronista se puso la máscara peronista. Perón se puso la máscara socialista. Así, mintiéndose, se entendieron. Luego, llegó el momento de sacarse esas máscaras. Y el rostro que apareció fue el de la Muerte.
En cambio, ustedes, los maduros, los adultos, ustedes sí que entendieron bien. Por eso resulta inaceptable que gente como “esa”, ¡que tan mal entendió la historia!, esté ahora gobernando el país. ¡Todos Montoneros, además! Mienten y saben que mienten. Este no es un gobierno de
montoneros, aunque algunos que ahí estuvieron estén ahora aquí. Este gobierno –que durante estos días se ha ido– tuvo muchos defectos y muchos aciertos. Pero lo que les irrita no es que sea un “Gobierno Montonero”, sino que les meta en cana a militares asesinos, a curas torturadores, que León Ferrari se ría de Bergoglio y de la gorila ’84, Carrió. Con todo, durante estos días asume Cristina F, y por ahí les arruina la fiesta: termina con el peronismo y empieza algo nuevo. ¿A quién van a odiar? ¿Todo esto para qué? Para decir que no hay que tomar en serio a tanto pavo que anda por ahí metiendo ruido.

martes, 11 de enero de 2011

LA CLASE MEDIA SUFRE... SUFRE TENER QUE CAMBIAR EL AUTO.


Sucede que a veces uno debe de reconocer sus errores. Por ello, reconoceré esta vez que los partidarios de la Coalición Cívica y Proyecto Sur tienen razón: la "clase media" esta destrozada de modo escandaloso. Lo peor de ello es que debido a su decadencia, dicho sector social sufre de modo emocional.

Así es... parece que la clase media sufre muchísimo desprenderse de su vehículo al comprar un cero km o un usado de mejor categoría que el anterior propio.

La verdad... debo reconocer que sufren y en cantidad... ya que parece que son casi 250000 personas que han cambiado su automotor sólo en CABA y Gran Buenos Aires, y casi 665000 en todo el país.

Recomiendo la lectura de Ieco, suplemento económico de Clarín (al cual personajes como Fernando Iglesias y Fernando Solanas son realmente adictos) donde se muestra este panorama de sufrimiento y tristeza al despojarse de lo que uno ha querido tanto.


Que feo... que feo desprenderse de lo que nos acompañó para acceder a nuevas ventajas.
Que Gobierno nefasto y cruel... ¿ACASO CRISTINA QUIERE HACERNOS SUFRIR HACIÉNDONOS DESPOJAR DE NUESTROS VIEJOS VEHÍCULOS?

Hay que decirlo... la clase media sufre... sufre y a montones mientras mira TN en sus Televisores LED o LCD, o mientras baja las aplicaciones del mismo canal a su Iphone...

Fer Iglesias... sos un visionario como Carrió... lamento no haberte escuchado antes cuando anunciabas este gran colapso y "sufrimiento colectivo clase mediero"