viernes, 22 de enero de 2010

Moldeo de mentes sofisticado


En esta calurosa tarde de enero me dispongo a hacer mi pública descarga contra aquellos que, sin escrúpulos, fastidian el discurso político con banalidades y sandeces tan sólo típicas de la falta de argumento y el desconocimiento pleno de la historia.


Gracias a la lectura del blog http://elotrocampo.com/2010/01/blog-spot.html me he encontrado con que la lente con la cual leo la realidad no es sólo a mi medida sino que, por lo contrario, hay otros quienes comparten aquella lente y realizan una lectura semejante de lo que acontece cotidianamente.


Tal vez por cotidiano aquello que acontece de modo constante en nuestra realidad pierde visibilidad. Claro, pareciera que se ha naturalizado, convirtiéndose así en un agregado más de lo que nuestra vista alcanza.


La cuestión radica, para ser puntual, en las infamias constantes que recibe aquel que se declara peronista o militante del campo nacional y popular.

Blasfemias que son lanzadas con odio tanto desde la izquierda como de la derecha. Por supuesto no es extraño que esto suceda dado que la historia demuestra que los antagonismos políticos poco han importado a los ortodoxos izquierdistas y a los remilgados liberales a la hora de combatir al peronismo.


Ahora bien, lo insostenible, tal como el compañero de http://elotrocampo.blogspot.com/ es mantenerse callado a la idiotez galopante de aquellos que, víctimas del marketing más crudo, visten remeras del Che Guevara y en sus discursos universitarios e "intelectuales" hablan de ingredientes fascistas en el peronismo, de la violencia encarnizada que arraiga aquel movimiento popular.


Queridos hippones universi-otarios,


  • ¿acaso el Che Guevara consiguió materializar la revolución en Cuba mediante el pacifismo?

  • ¿acaso no es violencia simbólica promulgar el pensamiento único en las universidades públicas? Menciono esto puesto que las corrientes políticas dentro de las cátedras universitarias de Cs. Sociales y Filo. y Letras son mayormente de tendencia izquierdista y trotskista.

  • ¿acaso es revolucionario desconocer el sentimiento popular y mantener las verdades revolucionarias dentro del encriptado mundo académico tan poco accesible a las clases populares?

  • ¿acaso es de intelectual del siglo XXI seguir sosteniendo que la lucha de clases es el único agente que dinamiza la historia?

  • ¿acaso corresponde a un estudiante de Filo. y Letras confundir doctrinas políticas y de acción tan distantes como el peronismo y el fascismo europeo?

  • ¿acaso es revolucionario unir denuncias estériles en conjunto a militantes del conservadurismo más recalcitrante?

Entiendo que el peronismo ha perdido la batalla semántica hace ya un tiempo. Comprendo también que los intelectuales como Arturo Jauretche hoy han desaparecido; sin embargo mantengo mi fe en aquellos estudiantes y jóvenes intelectuales que siguen manteniendo el espíritu nacional y popular vivo y en puja.


Desconocer la cultura de un pueblo generá que aquellos que intentan generar grandes modificaciones en la sociedad fracasen en su intento. Por ello, queridos intelectuales e izquierdistas universitarios, es recomendable que dejen de subestimar el peronismo puesto que es un agente cabal de la cultura del pueblo al que ustedes mismos intentan (vale aclarar que nunca lo lograron) llegar.


Un saludo desde aquí, y buen fin de semana para todos y todas.

6 comentarios:

Daniel Rico dijo...

Me parese un verdadero desperdico que te ocupes de fuerzas minoritarias y casi folcloricas de la politica cuando esta al hacecho la sociedad rural, cuando los yanquis mandan sus representantes como si fueran autoridades coloniales, Clarin sigue con su campaña antipopular y los radicales siguen trabajando de representantes del capital extranjero.

Me parese que le das cañonazos a una hormiga mientras en frente tenemos un ejercito de gorilas que se nos vienen encima.

Y no lo digo en fabor de nuestra de nuestra desorientada izquierda, todo lo contrario: en mi facultad tomamos el decanato para exigir a la decana (radical), que pusiera habriera las mesas de examenes de diciembre y el centro de estudiantes (troskistas+maoistas+miselaneas) no solo no nos apoyo, sino que nos denuncio por izquierdistas al mejor estilo Makarti, para que la decana y la policia supiera contra quien tenia que tomar represalias.

Saludos!

Marcelo dijo...

Daniel querido, y cambiando de tema vos sos un estudiante universitario, sos el futuro del país, y te pido que no lo tomes a mal, pero hace un curso estival de ortografía loco...

Daniel Rico dijo...

Marcelo querido, un dicho popular:

"Cuando el astronomo señala una nueva estrella, el poeta ensaya nuevos versos, pero el estupido se queda mirando el dedo"

Vos, por suerte, no seras el futuro de tu pais, pero tal vez lo seas de tu clase social, y ya se sabe que los golrilas estan en vias de extincion, te aconsejo que hagas un curso estival de interpretacion de textos.

Y te pido que no te lo tomes a mal, loco.

TRANSLATIO dijo...

Dada la falta de argumentación y mediocridad de "Marcelo", me inclino sinceramente con el compañero Daniel quien ha dejado desde siempre ideas claras y concisas en este blog.
Poco importa una falta de ortografía causada por lo apresurado que resulta dejar un mensaje en la web cuando el contenido de lo mencionado es de considerable amplitud.
Es el caso de Daniel. Mientras tanto, Marcelo, te quedas en las formas y no en el contenido. De todos modos es el modus operandi del gorilaje desde siempre.

Un saludo, y Daniel, espero sus comentarios futuros en grata espera.

Anónimo dijo...

y si te pones a laburar??? digo no, porque la verdad tu blog es una caca

TRANSLATIO dijo...

Querido Anónimo escatológico:

No pierdas tu tiempo y no comentes en este blog dado que, por lo visto, no te hace ninguna gracia.
Por cierto, sería de tamaña importancia que en vez de realizar comentarios banales produjeras algun comentario que reafirme el debate. Si propusieras tu pensamiento y dieras muestras de tu opinión pues sería tanto más acorde que enviar esta suerte de pseudo-comentarios que sólo reflejan la inoperancia a la hora de la discusión.

Un saludo