jueves, 24 de septiembre de 2009

La hipocresía y falsedad maliciosa de la UCR y el periodismo "independiente"


A la luz de las discusiones que se han establecido en la sociedad argentina estos días, quisiera hacer una acotación... un intento de cuestionar ciertos aspectos que, creo a modo personal, son de importancia meritoria.

Entiéndase por discusiones o debates aquellos que en el presente de nuestra historia han tomado carácter popular. Me refiero a las cuestiones tales como las retenciones al sector agropecuario, la cuestión del traspaso del fútbol a la esfera pública y el proyecto de ley de medios de comunicación audio-visuales que, vale aclarar, ya obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación.

Alrededor de estas cuestiones se han trasladado otras, no menores pero si minimizadas.
Es decir, entendemos que los núcleos de discusión (los anteriormente mencionados) son, por denominar de alguna manera, los núcleos estelares de este debate.
Sin embargo distintos satélites pertinentes a estos núcleos han salido a relucir con luminosidad. Luminosidad que no les es propia, dado que fieles a su categoría de satélites no poseen luz originaria, sino que dicha luminiscencia es producto del reflejo de las estrellas del debate, que a fin de cuentas son las que articulan este concierto de discusión.

Extrañamente, estos satélites parecen haber eclipsado la figura de los núcleos centrales de discusión.
Entendemos por satélites a estas figuras que en pos de reivindicar su existencia intentan ocultar los debates medulares. Me refiero puntualmente a los diputados y senadores de la UCR y los periodistas "independientes" de las cadenas más poderosas de la Argentina.

Ambos sectores intentan denostar la legitimidad de medidas propuestas por un gobierno constitucional. Para paliar esta falacia, recurren a los argumentos tales como: "las medidas resultan autoritarias puesto que son propuestas por un gobierno autoritario y soberbio", "esta nueva ley de comunicación cercena la libertad de expresión", "nadie obliga al televidente o radioescucha a optar por una u otra señal de comunicación", "si esto es un monopolio, pues es exitoso dado que la gente lo escoge diariamente", "este es un gobierno fascista".

Dichas afirmaciones sostenidas por periodistas, y funcionarios radicales dan muestra de la vaguedad, oportunismo y falsedad de la que hacen uso estos personajes a la hora de esgrimir sus iniciativas políticas.

En primer punto; ¿qué quiere decir que es un gobierno autoritario y soberbio?... Todas las medidas fueron debatidas parlamentariamente tal como la Constitución lo declara. Es más, en cuanto a las medidas para el agro, el mismo Vicepresidente de la República voto negativamente a la iniciativa del ejecutivo del que él forma parte. Es decir, no existió jamás muestra de autoritarismo; todos los mecanismos democráticos estan bien articulados y funcionado. También vale aclarar que los que hoy hablan de ilegitimidad de este gobierno, nada mencionan de la ilegitimidad del ridículo papel que esta efectuando el señor J.C. Cobos, mostrándose opositor dentro del mismo ejectuvo.

Segundo punto: ¿alguien puede explicarle a los periodistas de TN como funciona un monopolio?...
Sinceramente, me resulta increíble escuchar a periodistas decir que el monopolio es exitoso y que por ser escogido debe de ser respetado.
Señores periodistas, un monopolio es siempre exitoso, no puede ser de otro modo. La funcionalidad de un monopolio es la de ser exitoso ya que no hay alternativa a él. Todos "escogerán" la opción monopólica dado que no hay otra por la cual inclinarse.

Tercer punto: Luego de explicarle a los periodistas "independientes" y a los sectores partidarios estas cuestiones...¿podría alguien explicarle a estos señores y señoras lo que es un gobierno fascista?...
Sinceramente, el libertinaje por el cual se cae en la utilización de los términos fascista es, lamentablemente, indiscriminado. Lo único que se extrae de dichas afirmaciones es, reconocer que poco se sabe de la historia mundial contemporánea.
Denominar fascista y autoritario a un gobierno constitucional es una mera falacia maliciosa.
La toma del poder por parte del fascismo italiano no fue constitucional, fue una medida de fuerza por la cual se obligó al ejecutivo de turno se le entregará el poder al sector manejado por Mussolini.
Siquiera el fascismo alemán, guiado por el partido nacional-socialista, que consiguió adentrarse en el juego político por la vía parlamentaria tiene semejanzas con el gobierno de todos los argentinos y argentinas.
La iniciativa del nazismo era la de la expansión territorial de Alemania, la eliminación de la cultura judía, la búsqueda de una "raza aria", el deterioro democrático, la eliminación de cualquier adversario político y por supuesto la destrucción de cualquier iniciativa comunista.
El Gobierno Nacional Argentino no tiene fines imperialistas, no busca la eliminación de ninguna cultura, no tiene fundamentalismos raciales, convive en un clima democrático y de Estado de Derecho, y (aquí viene lo más anecdótico) recibe el apoyo del Partido Comunista.

Para culminar, creo es tiempo de hacer honor a estos tiempos donde la sociedad ha comenzado a debatir temas de importancia trascendental. No se debe de caer en la politiquería banal propia de la Sra. Legrand. No caigamos en atribuciones semánticas burdas.
Señores del radicalismo y del periodismo, hagan un análisis serio de la cuestión y dejen de manipular la historia de acuerdo a los intereses que les son más oportunos

4 comentarios:

manuel el coronel dijo...

La historia del radicalismo lo condena, su esoacio es tan ambiguo, tan acodaticio, qu epara el periodismo es el mejor lugar, tanto es así que hasta le voltea gobiernos.

El "periodismo" funciona con el mismo paradigma del radicalismo, que puede resumirse en Alfonsín, que por un lado hce el juicio a las Juntas y por otro lado, trata a las Madres de antidemocráticas. Ni siquiera menciono la Obediencia debida y el punto final.

Entonces, en nombre de la libertad de expresión, el periodismo calla, targiversa, esconde y miente.

Abarazo compañero

Ricardo dijo...

La crítica fundamental, medular, que se le hace al Gobierno o al kirchnerismo como "anomalía del sistema" (¡Néstor es Neo!) es, creo yo, el rol del Estado.

Esos mutantes asesinos vestidos con ropa de seres humanos que son los Medios, las corporaciones, la Mesa de Enlace y la Oposición lo que quieren es enterrar la idea de que el Estado puede intervenir en la Economía.

Discuten el rol articulador del Estado. Ellos piensan que no debe haber articulación. El Mercado dicta la reglas y el que anda bien, bien y el que mal, se cae del sistema y mala suerte.

¡Saludos!

Marmaduke/Eddie/Matt dijo...

Tu exhortación al imperio mediático para que no manipule la información habla de tu buena fe. Pero no te ilusiones: la manipulación es el instrumento fundamental de su subsistencia.
Me gusta tu blog. Gracias por visitar el mío. Pienso dedicarlo básicamente a mostrarles a los blogueros argentinos como son los mecanismos políticos de este imperio (USA)

fantasma dijo...

Va a ser muy interesante el futuro planteo de los periodistas independientes, al tener que trabajar en medios no monopolicos