jueves, 27 de agosto de 2009


El estudio de las palabras y del sistema comunicacional del ser humano permite un análisis claro de la realidad que circunda al mismo.
Desde ya, es bien sabido que todo lo que no tiene denominación no tiene posibilidad de existencia en la realidad anteriormente mencionada.

En rigor de verdad, aquello que no podemos nombrar, no existe. Es en el momento que entendemos esta limitación donde uno de los grandes debates filosóficos de la humanidad se hace presentes. El ser humano y su prisión comunicacional y denominativa; la tortura de los sistemas lingüísticos y para-lingüísticos que nos hacen depender de modo eterno y perenne a su imperio.
Por ende estudiar los significados nos permiten ser mas soberanos de la realidad misma.

Siguiendo este razonamiento he decidido ahondar en el significado de la palabra "crítica", palabra proveniente del latín criticus y este del griego κριτικός.
La Real Academia Española la define como "El examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc".
También, si continuamos leyendo las diferentes definiciones encontramos una que nos resulta esclarecedora: "Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión."

Procediendo con el análisis, e intentando transpolar las definiciones a la realidad, encuentro una serie de situaciones que se desprenden de este silogismo las cuales me parecen de categoría extraordinaria.

Primeramente, de las definiciones se desprenden que, previamente a la realización efectiva de una crítica debe de existir un algo o un alguien a quien localizar la mencionada acción.
Es, en la infinita catarata de críticas vacías del bloque Unión Pro hacia el oficialismo donde uno debe de percatarse que, para que éstas difamaciones disfrazadas de críticas serias existan, primero algo se tuvo que haber realizado.
Es aquí donde la felicidad inunda a todos aquellos que no conciliamos con el señor Macri o De Narvaez, puesto que esa suerte de calumnias que suelen escupir confirma la hipótesis de que nuestra ideología no sólo reposa en el plano de las ideas. sino quetambién ha logrado surtirse con el plano real.

En segundo lugar, y atendiendo a la segunda definición, la "crítica" suele ser ejercida por un conjunto de personas que, con una misma especialización, la manifiestan desde los medios de difusión.
¡Extraordinario!, ¡maravilloso!, ¡prodigioso!. ¡El embate del estudio de las definiciones es colosal!.
He aquí una explicación directa del mundo real posibilitada por la definición obligada del ser humano.
Gracias a esta definición es posible entender como Elisa Carrió, Mauricio Macri, Nestor Pitrola, Francisco De Narvaez, Alfonso Prat Gay, Adrián Pérez, Gerardo Morales, Ernesto Tenembaum, Marcelo Zlotogwiazda, Nelson Castro, Joaquín Morales Solá entre tantos otros; se articulen para, todos juntos desde los medios de difusión, desaprobar cualquier medida oficialista sin importar contenido.

Han criticado a este gobierno de soberbio, de no buscar el concenso (concenso que para la oposición significa renunciar a ideales), de no incluir opiniones...
Hoy estuve en la manifestación de apoyo a la nueva ley de comunicación.
Estuve con demás compañeros, y sé que no me dejarán mentir cuando les afirmo que la manifestación fue plural e inclusiva.
No sólo se manifestaron agrupaciones peronistas, sino también que el mismo Partido Comunista de la Capital Federal estuvo allí manifestando su cordial apoyo. Debo sumar también al Partido Humanista, al Partido Solidario, al mismísimo Partido Socialista, al Partido Comunista Congreso Extraordinario, distintas agrupaciones de movimientos indígenas, agrupaciones de jubiados, representantes de la CTA y gremios de diversa inclinación política.

Todos aquellos que "critican" al gobierno por su soberbia (los anteriormente mencionados), ¿dónde estaban?...
Pues bien, tratando de configurar una nueva estrategia para volver a disfrazar la zoncera de "crítica".

Como final dejo una hermosa frase de Don Arturo.
Un hombre del pasado que, en la vorágine de la actualidad, comienza a ser cada vez mas presente.

"El arte de nuestros enemigos es desmoralizar, entristecer a los pueblos. Los pueblos deprimidos no vencen. Por eso venimos a combatir por el país alegremente. Nada grande se puede hacer con la tristeza".

Arturo Jauretche

No hay comentarios.: